SEGUIDORES

martes, 2 de diciembre de 2008

Sufjan Stevens "Songs for Christmas" (2001 - 2006)


Muy poético, acogedor e infinitamente creativo es el titánico esfuerzo de 5 años de Sufjan Stevens para transformar las patéticamente absurdas melodías navideñas en pequeñas obras indie, algo inevitable para Sufjan, un verdadero prodigio capaz de ejecutar por lo menos 20 instrumentos que van desde un banjo, pasando por todo tipo de percusión, hasta un gracioso oboe, precisamente este último nos da una razón para nunca confundir su música.

La historia detrás de la materialización de esta serie recoge el trabajo de cinco años en los que cada navidad se publicaba un nuevo EP, y aquí están! 5 joyitas navideñas que facilmente podrían conmovernos en aquellas noches que contemplamos el árbol lleno de luces y nos sentimos llenos de compasión y buenas intenciones; pero ojo (y aquí es donde doy mi giro dramático), así como interesante es el trabajo, es inevitable sentirse estúpido al escucharlo en épocas que no sean navideñas, muchos dirán "que absurdo como se contradice el newtiton" pero la verdad es que la música navideña solo sirve para navidad, además la mayor razón es que tengo un serio complejo que he acarreado desde la niñez gracias a la música navideña, déjenme que se los explique:

Yo todavía me acuerdo de ese vinilo que mi vieja tenía de los "pibes trujillo" un par de "querubines" ( ángeles sin pelotas a los cuales les ocupan las manos con una lira para que no intenten buscárselas) a los que paradójicamente su padre colgaba de los eggs hasta que saquen la nota perfecta, será por eso que sonaban así de sufridores??. Su trip puede perfectamente encasillarse en el género VILLANCHICHA, una mezcla entre el villancico autóctono en el que las liras se afinan como requinto y el Pasillo (vulgarmente conocido como chicha por su notable relación con el consumo de licor), claro que me acuerdo de los silbatos de pajarito llenos con agua, si.... de esos que después del segundo niño que soplaba se convertían en un caldo de babas y arroz amarillo navideño! La cosa es que estos pibes Trujillo crecieron, se dieron cuenta que la música (al menos la villanchicha navideña) no da de comer y eventualmente se sumergieron en el alcohol , en fin, esas voces de timbre insoportable me persiguen desde mi niñez y es al go que aun no he logrado superar y no creo que algún día lo logre.
Se me ocurre que un buen nombre para un boy band de VILLANCHICHA seria los VILLANCHICOS o los DUENDES MENDEZ.
De allí también se derivan otros géneros como la ELECTROCHICHA, SALTASHPA, etcetra, etcetra...

1 comentario:

Huascar Toster dijo...

había alguna canción que decía algo así: you know what is what but you don't know what is that... what the fuck? what the fuck?
te la traduzco: tu sabes lo que es pero no sabes lo que es... que carajos??? que carajos???
jajajajaj genial descripción del album y del trauma con los vomitivos pibes trujillo jajaja